La novela de la dictadura

Laura Sesana

 

La novela de la dictadura

I.  Introducción

Para este trabajo me apoyaré sobre todo en el libro de Juan Carlos García, “El dictador en la novela hispanoamericana.”

A. Definición

La palabra “dictador” viene del Latín y fue utilizada por los griegos y romanos en dos campos.  En el campo de Ciencias Políticas, el dictador es “quien da ordenes,” por otro lado, en el campo de la Creación Literaria el dictador es un recitador o el que crea, (García).  Tras haber examinado una gran cantidad de obras, García califica a la figura del dictador como “tal vez el más histórico de todos los personajes que deambulan por la literatura hispanoamericana,” (p. 27).  Apoya esta aserción especulando que esto es por que el dictador es el personaje histórico que mas se aleja de la realidad.  Esto se puede ver un poco en el discurso de aceptación del premio Nóbel de Literaria de 1982 de Gabriel García Márquez,  “La soledad de América Latina.”  En su discurso, Márquez glosa acciones de ciertos dictadores que parecen sacados de la ficción, pero que son realidad,

El general Antonio López de Santana, que fue tres veces dictador de

México, hizo enterrar con funerales magníficos la pierna derecha

que había perdido en la llamada Guerra de los Pasteles.  El General

Gabriel García Moreno gobernó al Ecuador 16 años como un monarca

absoluto y su cadáver fue velado con su uniforme de gala y su

coraza de condecoraciones sentado en la silla presidencial.

El general Maximiliano Hernández Martínez,  el déspota teósforo de El

Salvador que hizo exterminar en una matanza b’arbara a treinta mil

campesinos, había inventado un péndulo para averiguar si los alimentos

estaban envenenados, e hizo cubrir con papel rojo el alumbrado público

para combatir una epidemia de escarlatina.  El monumento al general

Francisco Morazán, erguido en la plaza mayor de Tegucigalpa, es en realidad

una estatua del mariscal Ney comprada en París en un depósito de

esculturas usadas, (García Márquez).

También Alfredo Iriarte en “Bestiario Tropical. crónicas de dictadores,” muestra las vidas de siete dictadores latinoamericanos, que aunque suenan completamente ficticias son completamente reales.

Para Juan Carlos García, todo dictador que aparece dentro de la literatura hispanoamericana cumple las dos funciones clásicas, es aquel que da ordenes y también el que crea, es decir, el dictador es como un dios.

B.  Dictadores hispanoamericanos

1. Juan Manuel Rosas (Argentina, 1832-1851)

2. Gaspar Rodríguez de Francia  (Paraguay, 1814-1840)

3.  Cipriano Castro (Venezuela, 1899- 1908)

4.  Juan Vicente Gómez (Venezuela, 1908- 1935)

5.  Gabriel García Moreno (Ecuador, 1861-65, 1869-75)

6.  Fulgencio Batista (Cuba,  1933- 1944 , 1952-1959)

7.  Gerardo Machado (Cuba , 1925-1933)

8.  Manuel Estrada Cabrera (Guatemala, 1898-1920)

9.  Antonio Guzmán Blanco (Venezuela, 1970- 1888)

10.  Porfirio Díaz (México 1876-1911)

II.   Obras precursoras y estilos no-novelísticos

Continuar…

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: